medio-ambiente-02

Medio Ambiente

Somos la única minera en Chile que verifica su huella de carbono

Para Collahuasi, el cuidado y la protección del medio ambiente es una prioridad que está presente en todos los procesos, ya que permite gestionar y avanzar hacia la sustentabilidad del negocio en el largo plazo.

Compromiso con nuestro entorno y medio ambiente

  • Gestionar los aspectos ambientales acorde a los compromisos establecidos en las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCAs) y permisos ambientales vigentes.
  • Procurar generar el menor impacto en las áreas de la operación.
  • Monitorear permanentemente – y de manera preventiva – todos los ámbitos relacionados con el cuidado del entorno.
huella-carbono

Otro foco de gestión ambiental definido por la Compañía es su aporte contra el cambio climático. Este compromiso se ha traducido en esfuerzos de eficiencia energética y monitoreo, siendo Collahuasi la única empresa minera en Chile que verifica su huella de CO2 en sus tres alcances y que la reporta mensualmente.

Este cálculo considera:

  • Los GEI (Gases Efecto Invernadero) generados a nivel organizacional: según el estándar ISO 14.064, y el Protocolo de Gases Efecto Invernadero (GHG Protocol), en su Estándar Corporativo de Contabilidad y Reporte (ECCR).
  • La huella de CO2 de sus productos: bajo el estándar PAS 2050 del British Standards Institution (BSI), que permite cuantificar las emisiones de GEI de un producto individual a lo largo de su ciclo de vida (desde la materia prima, pasando por todas las etapas de producción y llegando a la distribución, uso y eliminación/reciclado).

Descarga y consulta los reportes realizados por Collahuasi sobre el cambio climático y la huella de carbono:

hidrica

El agua es un insumo importante para las actividades de la gran minería, que en Chile se encuentran ubicadas mayormente en zonas de escasez hídrica. Para combinar este requerimiento con las necesidades ambientales y sociales, y en el marco de la gestión eficiente de recursos, Collahuasi cuenta con una estrategia alineada con la Política Nacional de Recursos Hídricos, enfocada en:

  • La seguridad del abastecimiento hídrico de las comunidades.
  • La mantención de los caudales ecológicos para la protección de la biodiversidad.
  • El uso equilibrado y eficiente del agua (uso sustentable) que asegure el abastecimiento hídrico para la operación minera
  • La seguridad en el abastecimiento para su operación minera.

Con el objetivo de seguir reduciendo la cantidad de agua consumida por tonelada de mineral procesado, se establecieron dos objetivos: mejorar la eficiencia, minimizar las pérdidas y disminuir los consumos en toda la operación.

Con este fin se diseñaron proyectos de mediano y largo plazo:

  • A través de la estabilización de procesos y a una mejora en la recuperación de agua desde espesadores de relave y la cubeta del depósito de relaves, en 2016 se logró un make-up de 0,55 m3/ton, el mejor valor histórico de Collahuasi. Esto significó una mejora de un 7% con respecto a este desempeño 2015.
  • En 2016 se consiguió un incremento en el agua recirculada al proceso, alcanzando en el año un 80,6% de recirculación. Esto significa que menos del 20% del agua total usada por el proceso fue agua nueva extraída desde los acuíferos.
eficiencia-energetica

Collahuasi ha mantenido un compromiso permanente con la eficiencia energética como factor relevante en la lucha contra el cambio climático y las emisiones de CO2 . Además, siempre está evaluando la posibilidad de contar con suministros de energía provenientes de fuentes de ERNC y adquirir tecnologías relacionadas con almacenamiento de energía. Es así como cuenta con el suministro de energía de una planta solar de 25 MW en Pozo Almonte, que suple cerca de un 13% del consumo eléctrico de la compañía.

El principal hito en materia de gestión energética 2016 fue la incorporación de la variable eficiencia energética en el Ciclo de Gestión de Riesgos, logrando reducir el consumo energético en las operaciones y las emisiones de GEI. Estos logros fueron posibles gracias a que los trabajadores integraron estas variables a su quehacer diario, y también debido a las iniciativas de eficiencia realizadas durante el año.

Entre estas destacan:

Retiro de palas eléctricas e hidráulicas diésel, que lograron:

  • 28% de aumento de desempeño energético en proceso de carguío.
  • 45% ahorro de energía diésel y 5% de electricidad.
  • Ahorro anual de 12.000 toneladas de CO2e.

Cambio de rodillos de alta eficiencia en correa de alimentación a molienda, que implicó:

  • 10% aumento de desempeño energético en proceso de alimentación a molienda.
  • 11% ahorro de energía en este proceso.
  • 260 toneladas de CO2e menos por año.
biodiversidad-

La Compañía pone especial énfasis en el desarrollo y ejecución de sus planes de monitoreo y control, mitigaciones y compensaciones, ya que es de gran relevancia el correcto cumplimiento de los compromisos contraídos en el marco de la tramitación de los permisos ambientales, y establecidos en las respectivas resoluciones de calificación ambiental (RCA).

Ejemplo de ello es el programa asociado al monitoreo de los salares Coposa y Michincha y en las quebradas de Chiclla, San Daniel, Jachu-Ujina, Escorial, Huinquintipa y Represa, que son áreas aledañas a las operaciones.

En el Terminal Marítimo Collahuasi se llevan a cabo monitoreos semestrales que incluyen estudios de oceanografía física en la columna de agua, estudios de biomasa y estudios de especies marinas, aves y mamíferos.

Los programas de mitigación asociados a bofedales, mediante el replante de individuos, riego de bofedales e incorporación artificial de agua en las vertientes de los salares de Coposa y Michincha, se realizan con el objeto de recuperar los ecosistemas antes mencionados. A esto se suman dos importantes iniciativas: la reforestación de Queñoas y el programa para el trasplante de bofedal de Chiclla.

Descarga el libro “Queñoa Árbol de las Alturas” para conocer más sobre este proyecto medioambiental.

reciclaje-industrial-01

Anticipándose a la nueva Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), y en línea con los objetivos de eficiencia planteados en el CGR, durante 2016 se implementó un nuevo modelo de gestión de residuos que promueve la responsabilidad de los generadores de estos en faena. Ello se logra gracias a la optimización de servicios de residuos, lo que implica que cada área de la compañía se haga responsable de su traslado y disposición. Este modelo busca concientizar a los trabajadores respecto a su responsabilidad en la cantidad de residuos generados y, a la vez, impulsar a las distintas áreas a desarrollar estrategias más eficientes para su eliminación y/o reducción.

Durante 2016 se generaron 14.175,67 toneladas de residuos – un 40,24% menos respecto al año anterior14-, de las que se recicló un 63,25%.